Tuesday, Nov, 21, 2017
Síguenos

I. Cómo conseguir que nuestros personajes no sean ni previsibles ni lineales

“El guionista es un psicólogo cuando está construyendo un personaje” es la frase con la que Mariano Bucero abrió su clase sobre Análisis Transaccional, una teoría de la comunicación, del psicoanálisis y de modelos de relación que nos muestra muchas claves para construir personajes.

Por ejemplo Los Estados del Yo, explicados y analizados por Eric Berne que nos muestra de qué manera la personalidad está compuesta por un Yo Padre, un Yo Niño y un Yo Adulto que se combinan para relacionarse con otros personajes y conseguir sus objetivos.

Depende de con quién esté tu personaje sacará un estado u otro de manera simultánea.

¿Y de qué manera nos ayuda el AT (Análisis transaccional) a los guionistas? El conocimiento de los estados del yo y de los tipos de transacciones para comunicarse entre personajes nos ofrece mayor libertad para crear diálogos y situaciones provocadas por nuestros personajes de ficción. Un padre puede comportarse como un niño ante su hijo y al momento responderle como un adulto para finalmente sacar al autoritario que lleva dentro. Los personajes dejan de ser clichés, son tan imprevisibles como las personas.

Por ejemplo, cada personaje, dependiendo de su historial, se ubica psicológicamente más tiempo en un estado que en otro.

¿Y qué hay acerca de los rituales, los juegos y los pasatiempos? ¿Y qué ocurre cuando conocemos el guion de vida de nuestros personajes? ¿Qué le mueve a un personaje?

Lo dicho, los guionistas debemos buscar nuevas herramientas para hacer más originales, verosímiles e interesantes a nuestros personajes de ficción.

¿Te parece un galimatías?

Alicia Luna

Follow Me